Siete meses de Amores Minúsculos

Aprender siendo parte de algo. Porque vivir las cosas desde dentro es la mejor forma para mejorar, para implicarse con un proyecto, aprender también a disfrutarlo. De estos meses con este gran equipo he aprendido a mirar con lupa cada detalle aunque pueda parecer superficial, a saber mediar, a que no hay que sentirse pequeño, a mirar cada vez un poquito más lejos. A creer en lo que haces. Y a querer aquello en lo que crees.

AM_REVERSO_LARA_ANIVERSARIO

Gracias a todos con los que me crucé en este divertido camino, ellos no lo saben pero yo me quedé con algo de cada uno. Y gracias especialmente a Héctor, por acordarse de mí para meterme en este lío. ¡Que me gusta a mi un lío!

En cuanto al teatro…parece que ya no tengo forma de desligarme de él así que….¡Larga vida al teatro hecho con amor!

DSCF0037

Esa noche. Introducción I

Sabes que estás a punto de vomitar en ese momento en que tu boca cambia sola el gesto constante de tu sonrisa contenida, sin avisarte se aprieta, tu lengua se tensa y bloquea el paso ácido a tus dientes que se han contraído también. Crees que vas a controlar los tiempos, ya conoces la sensación e intentas salir con calma del cuadro de esa “conversación” de la que hacía rato ya no participabas sino que tan sólo escuchabas. Aceleras el paso en cuanto logras darles la espalda pero te mantienes serena, respiras profundo. Justo antes de llegar a la puerta del retrete te has parado en el segundo escalón y tu cuerpo te sacude y empieza a responder por ti sin control. Cuando lo recuperas, levantas la cabeza y compruebas que no te has cruzado con nadie. Podría haber sido peor. Tratas de ponerte erguida, te recoges un poco el pelo y compruebas que no te has salpicado, al menos no demasiado. Terminas de bajar las escaleras y entras en los baños. Suerte la tuya pues se encuentran libres. Abres el grifo, el agua sale disparada por todos lado, metes la boca y te enjuagas varias veces antes de percatarte de la cantidad de mugre que hay a tu alrededor. Buscas papel para sonarte los mocos y limpiarte el rímel que se te ha corrido en los ojos, pero nunca hay papel en los baños de un bar. Alguien toca a la puerta con urgencia, así que te limitas a mojarte un poco la frente con los dedos, asegurarte de que te sientes más o menos entera y sales rápidamente mirando al suelo e ignorando el montón de serrín que de repente hay en el segundo escalón cubriendo tus últimos veinte pavos en ginebra.

Te adentras de nuevo entre la muchedumbre y es entonces, cuando sientes un ligero mareo, un pequeño vaivén de la superficie. Avanzas en paralelo al grupo pero en dirección a la puerta y buscas desesperadamente con la mirada a esa persona. La encuentras y por un instante sientes alivio, intentas imitar ese típico gesto que sólo dos personas que están “conectadas” pueden reconocer. Pero no parece que funcione. Dudas. No sabes si te ha visto o no, si se ha dado cuenta de tu agónica pero sutil mueca de socorro. Esperas un poco más, mientras habla y ríe, y ríe, a que se produzca un nuevo cruce de miradas. Repites el gesto, tal vez un poco exagerado. Nunca te gustó llamar la atención. Aunque quisieras, no eres capaz de volver ahí e incorporarte de nuevo a la conversación, así que te giras y empiezas a empujar sin perdón a todo el que se pone en tu camino hasta que logras salir de allí. Te apartas un poco buscando un confortable portal, te sientas. Tu estómago te golpea el deseo de que aquella persona se precipite a tu encuentro fiel guía de tu inconfundible llamada y acuda heroica a proporcionarte un poco de calor. Porque sientes un frío punzante. Frío y náuseas.

Pero no aparece. Retumba ralentizada en tu cabeza la última canción que sonaba dentro del bar y las risas, y las risas y el gesto y las risas y otra mirada, cruzada, que no se dirigía a ti.

Y es entonces cuando te das cuenta de que algo no va bien.

Y sientes frío. Y miedo.

Vuelves a vomitar.

Violencia justifica la violencia

Etiquetas

, , ,

Un toque de violencia, de Jia Zhang-Ke

 

“Difícil será, a poco que alcartel un toqueguna vez hayas tenido alguna factura que otra sin pagar, que no seas capaz de sentirte identificado con las narraciones, basadas en hechos reales, de la película china “Un toque de violencia”. Son cuatro las historias de las que  Jia Zhang-Kedirector premiado con el León de Oro en 2006 por la película Naturaleza muerta, se sirve esta vez para elaborar una dura reflexión alrededor de un único y universal tema: la violencia como consecuencia de la desigualdad…”

LEA AQUÍ LA RESEÑA COMPLETA (para EL Cotidiano)

La Reina de los Colores

Etiquetas

, , , , ,

Espectáculo LA REINA DE LOS COLORES en la sala Plot Point de Madrid.

Teatro y música para niños de 0 a 6 años

Con María Morral y María Sánchez

Horario de verano

Sábados a las 17:00 y domingos a las 18:00

Y durante el caluroso madrileño ¡refúgiate con TITIRISoLFA! los dos primeros domingos de Julio y los dos últimos de Agosto a las 11:30

¡No te lo pierdas!

entradas aquí: http://www.atrapalo.com/entradas/la-reina-de-los-colores_e92326/

Juventud, ¿divino tesoro?

Etiquetas

, , , , , ,

Si me dieran la oportunidad de volver a cumplir 17 años diría que no. Hago un esfuerzo y recuerdo vagamente ese momento en que comienzas a tener una mirada crítica sobre lo que te rodea. Las cosas antes estaban más o menos impuestas y ahora sientes una imperiosa necesidad de tomar partido, juzgas, tomas de repente mucha conciencia de ti mismo, como persona, sobre el mundo y te empiezas a creer adulto. Sobre todo crees tener claro qué tipo de persona eres, pero no. Está todo por llegar y lo sabes, pero una maraña de emociones descontroladas se manifiesta constantemente en forma de deseo y ansiedad mezcladas al mismo tiempo y en grandes dosis, y  entonces sufres. Sí, todo está por llegar y lo sabes, pero quieres descubrirlo ya.

George“Puta de un día, puta de toda la vida”

Es posible que tus mayores se hayan esforzado en proporcionarte una buena educación, desde ese abismo empático que significa ser padre y no recordar qué se sentía teniendo diecisiete años, y hayan hecho de la necesidad virtud poniéndote al tanto de los peligros que engrana el simple hecho de vivir tu vida, hacer de ti una persona precavida, aunque probablemente  ninguna de esas advertencias evita, al final, que pases lo que tengas que pasar. Pero entonces, piensas que cualquier cosa que decidas a partir de ahora será determinante, pero tampoco.

Es uno de esos veranos de vacaciones en la playa donde Isabelle, la bella y misteriosa protagonista de la nueva película del director francés François Ozon, descubre los primeros recovecos de su sexualidad. Ese descubrimiento lo contemplamos nosotros con afición vouyeur pero desde la inocencia de un niño, la mirada de su hermano menor, que sigue los nuevos hábitos de Isabelle mucho más de cerca que sus enrollados padres.

ccbf67e798fe71d5297413964a9e1ad1o

A la vuelta de unas vacaciones que nos recuerdan a Pauline en la playa, en el instituto los chicos leen un poema de Arthur Rimbaud.

Nadie es serio a los diecisiete años

 Una hermosa tarde, asqueado de cañas, limonada

 y cafés ruidosos con candeleros brillantes,

 caminas bajo los verdes tilos del paseo.



 ¡Qué bien huelen los tilos en las buenas tardes de Junio!

 El aire es a veces tan suave que se te cierran los párpados,

 el viento cargado de ruidos-la ciudad no está lejos-

 lleva aromas de vid y aromas de cerveza...



 De pronto divisas un trapo muy pequeño,

 de azul sombrío, ceñido por una rama diminuta,

 picado por una mala estrella, que se funde

 con suaves estremecimientos, pequeña y muy blanca....

 ¡Noche de Junio! ¡Diecisiete años! Te dejas embriagar.

 La savia es de champaña y se sube a la cabeza...

 Divagas, sientes en los labios un beso

 palpitando, como un pequeño animal...



 El loco corazón Robinsonea por entre las novelas,

 cuándo al claror de una pálida farola

 pasa una damisela de aspecto encantador,

 a la sombra del espantoso cuello postizo de su padre...


 Y, como te encuentra inmensamente ingenuo,

 se vuelve, apresurando el trote de sus botines

 pequeños, alerta y con un vivaz movimiento...

 Sobre tus labios mueren entonces las cavatinas...



 Estás enamorado: Ocupado hasta el mes de Agosto.

 Estás enamorado: Tus sonetos le hacen reír.

 Tus amigos te rehúyen: Eres de mal gusto.

 Después la adorada, una tarde, ¡se digna escribirte!


 Esta tarde...Vuelves a los cafés brillantes,

 pides varias cañas o una limonada...

 Nadie es serio a los diecisiete años,

 caminando bajo los verdes tilos del paseo.

Y entonces la curiosidad no ha hecho más que empezar. Las nuevas tecnologías facilitan el camino más insólito que pueda elegir una chica como ella, Isabelle se crea un perfil donde hombres que le doblan o triplican la edad están dispuestos a pagar una jugosa cantidad de dinero por intercambiar unas cuantas caricias, miradas y fluidos con la joven que se ha otorgado a sí misma el seudónimo de Lea.

Jeune et jolie 1

“Me gustaba concertar citas, chatear por Internet, hablar por teléfono, oír sus voces, imaginar cosas, e ir allí. Descubrir el hotel, no saber a quién iba a encontrar. Era como un juego. Allí casi no sentía nada, pero cuando lo recordaba en casa, en el instituto, quería volver a hacerlo.”

 

El sentimiento de pérdida de la adolescencia es el nacimiento de la melancolía, de un periodo de desilusión, ha dicho en alguna entrevista el director.  Al final, la historia que narra Jeune et Jolie (Joven y bonita) habla de temas universales; la prostitución ha existido posiblemente desde que ha existido la vida, pero se nos muestra en el cine, en la televisión, lo que vemos en la calle, va acompañado siempre de unas connotaciones sociales y culturales muy determinadas, o aquella mujer que la practica es una víctima o su conducta es altamente reprochable. Pero cuando se trata de una chica joven de familia acomodada que no sufre extorsión ni necesidades, ay amigos, la cosa cambia y se nos sobrecarga el entendimiento.  Por eso quizás, de lo que Ozón quiere también hablarnos es de esa generación que ha tomado por costumbre medir el mundo en términos de transacción, de toma y daca, en una exigente necesidad de alcanzar el bienestar de la forma más cómoda e inmediata.

Amansa a las fieras que puedan estar retorciéndose en la butaca un sentido del humor escondido en los lugares más obscenos del metraje y una banda sonora que manifiesta una mezcla de generaciones con bonitas y melancólicas melodías de Francoise Hardy contrastadas con los ritmos sincopados de los sintetizadores exaltadores de juventud de grupos como Citizens o M-83.

Lo que más me gusta de este director es precisamente lo que más aburre a otros: que no juzga ni justifica a sus personajes, a ninguno de ellos. Esto me ha hecho recordar por qué no me terminó de convencer el personaje que encarna Juliette Binoche en Elles, periodista rigurosa que prepara un artículo sobre el mismo tipo de prostitución juvenil, pero tanto personaje como actriz se encuentran demasiado cargados de prejuicios. Una de las chicas a las que investiga, ni corta ni perezosa le confiesa en un momento que hacer una mamada a un completo desconocido no es para nada tan horrible como oler a barrio bajo y a jersey acrílico y tener muebles baratos. Ya intuiréis qué gestos interpretativos se les exigen aquí a Binoche y qué nos debe estar pareciendo esto a nosotros…No contaré más, pero como curiosidad diré que esta película está dirigida por una mujer.

Adolescencia, prostitución, y primeros planos de un bellezón llamado Marine Vacth.  Pasen y vean pero no esperen morbo o saldrán decepcionados.

jeune-and-jolie-021